La procesionaria es, sin duda, el enemigo más grande de los pinos. De hecho, su nombre completo es Procesionaria del Pino.

Se trata de un insecto cuya alimentación es precisamente este árbol, lo que le causa daños muy importantes. Pero no solamente es peligrosa para los pinos, sino que también puede provocar daños en la salud de las personas y de nuestros animales.

La procesionaria del pino

La procesionaria no es más que una oruga que podemos encontrar muy habitualmente en parques, zonas de campo y en pinares de clima templado. Vive en los pinos formando unas bolsas blancas y de tamaño considerable.

Al alimentarse del pino, daña la gran parte de nuestros bosques, que en su mayoría están formados por estos árboles.

También es peligrosa para el ser humano

Como decimos, además de dañar estos árboles, la procesionaria puede dañar seriamente tanto a animales de compañía como a las personas. Hay que tener en cuenta que cada oruga tiene 500.000 pelos que se desprenden y que pueden irritar las vías respiratorias y los ojos. Los nuestros y de los animales.

Es más, el contacto directo con la oruga puede generar intoxicaciones y urticaria, además de problemas respiratorios de gravedad importante.

Si bien es cierto que para los humanos el contacto puede traer consecuencias negativas, en el caso de los perros es peor, ya que si la lengua del peludo toca de alguna forma los filamentos de la oruga, esto le puede causar necrosis en los tejidos de la boca y, en los casos más extremos, la muerte por asfixia.

En UMG te ayudamos a que las plagas de insectos como la procesionaria no sean un problema para ti. Te ofrecemos el mejor servicio y te asesoramos en cuál es el método más efectivo para acabar de forma definitiva con ese problema.